¿Sabías que los no fumadores también pueden padecer la enfermedades pulmonar obstructiva crónica (EPOC)? Entre un 25% y 45% de los pacientes que sufren EPOC no han sido fumadores. Sin embargo, estas personas si han estado expuestas a otros factores ambientales o genéricos. Así concluyen distintos estudios epidemiológicos.

Según el Dr. Álvar Agustí en la ponencia “Revisando la historia natural de la EPOC”, desarrollar una baja función pulmonar en la etapa adulta temprana, entre los 25 y 40 años, se relaciona con una mayor incidencia y prevalencia de EPOC”. De esta forma podemos afirmar que el tabaquismo no es la única causa de esta enfermedad. ¿Qué otros factores influyen?

Aunque es cierto que los fumadores presentan un riesgo más alto que el resto de población no fumadora, también pueden no sufrirla, por lo que confirma que los factores genéticos y ambientales también pueden influir en su aparición. Para el Dr. Agustí, “la EPOC es el resultado común de un conjunto de diferentes interacciones dinámicas entre el ambiente y la genética, incluyendo también al tabaquismo, que puede ocurrir durante toda la vida del individuo, tanto antes como después del nacimiento, y en cuyo desarrollo están implicados uno o dos procesos fisiológicos clave: uno es el desarrollo pulmonar y el otro el envejecimiento pulmonar.

En el caso de los factores ambientales, se trata de la exposición a polvos orgánicos e inorgánicos, polución, humo, agentes químicos, así como la exposición a la contaminación presente en el aire tras la quema de biomasa en la cocina o para calentarse. Además, de estos factores, la aparición de la EPOC puede ocasionarse por la historia infantil de infecciones, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o la tuberculosis.

El Dr. Agustí destaca además que “los pacientes diagnosticados con EPOC a la edad de 60 o 70 años ya mostraban un pico bajo de función pulmonar en la etapa adulta temprana y que desarrollaron EPOC con un declive normal de la función pulmonar”.