La contaminación medioambiental puede causar descompensaciones tanto de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) como del asma y ser otra causa de esta última enfermedad. Así lo destaca el análisis de la EPOC y los contaminantes atmosféricos atendiendo al origen y trayectoria de las masas de aire en el Norte de España, publicado en Archivos de Bronconeumología, la revista de científica de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), que recomienda que las autoridades sanitarias deben tenerlo en cuenta para mejorar la calidad del aire.

Alta prevalencia de asma y EPOC

La OMS estima que cerca de 235 millones de personas sufren asma en el mundo y, en España, se calcula que existen en torno a tres millones de asmáticos. En los países industrializados, se afirma que ha incrementado su prevalencia, que se encuentra entre el 8 y 10% de la población, unos datos que se traducen en un alto coste socioeconómico. El asma, junto a la EPOC, son dos enfermedades respiratorias de alta prevalencia.

Con respecto a la EPOC, se trata de una patología respiratoria que padece el 10% de los adultos de más de 40 años, una de las principales causas de muerte en todo el mundo. Según el Estudio de la Carga Mundial de la Morbilidad de la OMS en 2016 la prevalencia de la EPOC fue de 251 millones de casos en todo el mundo, mientras que en 2015 murieron cerca de 3,17 millones de personas por esta enfermedad. Las cifras de muertes en España son similares: el 10,2% de la población española entre 40 y 80 años afectada, esto es, más de 2,1 millones de personas, según el estudio EPO-SCAN.

La contaminación ambiental y el asma

La contaminantes ambientales pueden actuar agravando el asma de los pacientes. Así lo explica la Dra. María Jesús Cruz, bióloga, primera firmante del artículo sobre estas cuestión en Archivos de Bronconeumología y miembro de SEPAR: “Aunque es posible que el incremento en las cifras de asma se deba a una mejora en las técnicas y criterios diagnósticos, también son relevantes, en países industrializados, factores como la contaminación ambiental.

Altos niveles de material particulado como partículas de diesel, el ozono, el anhídrico sulfuroso o el óxido nitroso, pueden provocar la aparición de síntomas del asma e incrementar el número de consultas a los servicios de urgencias y hopitalizaciones.

Fuente: SEPAR