El estudio de la Universidad de Washington en Seattle es determinante: la EPOC es más mortífera, se sitúa en la cuarta causa de muerte en el mundo, pero el asma es más prevalente. De hecho, en 2015, los datos, publicados en The Lancet Respiratory Medicine, lo corroboraron: “La EPOC causó ocho veces más muertes que el asma, mientras que el asma fue la enfermedad respiratoria crónica más prevalente en todo el mundo”.

Desde 1990 hasta 2015, y según un estudio realizado en 188 países, la EPOC y el asma causan la muerte de 3,6 millones de personas en todo el mundo. Esta enfermedad es un trastorno respiratorio crónico causada principalmente debido al tabaquismo que en 2015 ya había causado 3,2 millones de personas, un 11,6% más que en 1990. Desde este año, tanto la EPOC como el asma han aumentado: un 44,2% en el caso de la EPOC y un 12,6% en el del asma, debido al envejecimiento de la población.

Factores de riesgo de la EPOC y el asma

El tabaquismo y la contaminación del aire son los principales factores de riesgo de la EPOC, mientras que los alérgenos, pólenes, animales, exposiciones ocupacionales u hongos son las causas principales del asma.

Además, ambas enfermedades son una importante causa de discapacidad: en 2015 la EPOC causó el 2,6% de años de vida que se perdieron por discapacidad, mientras que el asma provocó un 1,1% de pérdida por discapacidad.

En España, por cada 100.000 habitantes, ambas enfermedades respiratorias causaron 111,7 muertes y representaron el mayor número de hospitalizaciones en España (un 12,3% del total según datos del Instituto Nacional de Estadística). En concreto, las muertes causadas por la EPOC son de 29 mil por EPOC y mil por asma. Fuente principal: SEPAR