Debido al aumento de pacientes con este tipo de dolencias, los expertos españoles en neumología han constatado que en los últimos meses se está produciendo una falta de abastecimiento de los fármacos que se utilizan durante el tratamiento habitual de la tuberculosis.

Ante esto, los expertos afirman que existe un grave riesgo para la salud de los pacientes y puede traer importantes consecuencias para la calidad de vida de los mismos. Por ello, reclaman que se establezca lo antes posible la distribución de los mismos, para evitar que esta situación se repita.

En la actualidad, el tratamiento habitual de la tuberculosis recomendado por los expertos consiste en la combinación de cuatro medicamentos que se administran durante dos meses, y la combinación de dos de ellos durante cuatro meses más. Por ello, recomiendan que la administración de los fármacos se realice en combinación, es decir, todos juntos a la vez. No se recomienda se recomienda el uso de dichos fármacos juntos.

Por ello, es muy perjudicial para la salud de los pacientes que este tratamiento se interrumpa, sobre todo dejando de tomar un fármaco y continuando con otro, lo que puede hacer que la enfermedad se haga resistente. Que no esté disponible por tanto, alguno de ellos, puede hacer que el paciente se vea afectado y que los neumólogos opten por combinaciones de fármacos diferentes.

Tomarlos desordenadamente puede provocar que la propia enfermedad se haga resistente a alguno de ellos, lo que puede hacer que el fármaco se vuelva inefectivo de forma permanente.

Aunque es cierto que en España la aparición de tuberculosis resistente ha sido hasta ahora muy baja, se debe a que la combinación de fármacos ha sido muy efectiva, aunque la ausencia de algunos en la actualidad, puede revertir esta situación.

Por tanto la tuberculosis, enfermedad que afecta principalmente a los pulmones y que en ocasiones puede atacar también otras partes del cuerpo, es una enfermedad contagiosa que se transmite por las vías aéreas de persona a persona, puede afectar a una parte considerable de la población.

Los datos más recientes en España que se han conseguido registrar cifran a los pacientes en casi 5000.